viernes, 4 de agosto de 2017

Nicolae Tonitza

Debe mucho al arte de su predecesor Stefan Luchian ​ Tonitza se vio en gran medida inspirado por el impresionismo​ pero al mismo tiempo admiró los descubrimientos realizados por los artistas postimpresionistas (su revolución en composición y en el esplendor de la belle epoque).Tonitza era un gran crítico de Grigorescu, el pintor que establecía las líneas a seguir en el arte rumano, cuyo éxito sobre los "motivos campesinos", afirmó, lo habían "atraído hasta el punto de permanecer, durante el resto de su vida, en esta atmósfera rosada y ligera" ​ Igualmente le puso obje3ciones a la influencia de Grigorescu sobre las jóvenes generaciones, que habían llevado al  manierismo" y el "nacionalismo" en la elección de temas ​ y el emergente arte urbano ("donde el hombre representará sólo un accesorio decorativo y entretenido").
Poniendo de manifiesto su "vida atormentada" y "estilo de vida bohemioy movido por la fantasía", Zambaccian se preguntaba si esto no sería la fuente del "arte ingenioso, lleno de alegrías cromáticas que no obstante están transidas de melancolía " de Tonitza ​ Relacionó directamente la innovadora prsencia del artista en la pintura y la poesía simbolista de George Bacovia
Durante su estancia en el extranjero, Nicolae Tonitza se vio influido por las obras de Rembrandt y Corregio Admiró tanto a Masereel  como a Kolwitz y también adaptó las líneas maestras expresionistas — unas especialmente presentes en sus dibujos satíricos, pero también puestas de manifiesto en sus obras más grandes, como Coadă la pâine ("La cola del pan", 1920).  Según Zambaccian, Tonitza estuvo muy cerca de adoptar los clásicos dogmas expresionistas ("Pascin  prfirieron [formas] retorcidas, mientras que Tonitza no se aparta de lo natural y lo que enfatiza es el sentimiento") ​ los dos siguieron oponiéndose entre sí sobre el tema del estilo de Matisse  (admirado por Zambaccian, pero muy discutido por Tonitza).​ Una influencia más lejana pero no menos directa, fue el arte gráfico de Daumier  que Tonitza había estudiado.

El primer arte producido por estas influencias se describe en Sbutoiri por Şirato, amigo de Tonitza, como "pinturas que son [de hecho] dibujos con una ligera resonancia de intelectualismo" ​ durante el período, la revista Rampa saludó al puntor como "un sacerdote de ideas humanitarias, de ideas que exigían la atención de los líderes del mundo actual, con un tono cada vez más y más claro y audaz".​
La mayor parte de sus obras tienen un tono sereno, en contraste con aquellas que expresan la implicación de Tonitza en cuestiones sociales. Proponían un ideal estético clásico, viendo el arte como un tesoro de valores espirituales.​ Este mensaje es obvio sobre todo en sus paisajes de la dobruja septentrional , sus estudios de bodegones , los retratos de payasos  (célebres por su manera de sublimar los elementos cómicos y los grotescos en máscaras y maquillaje, para poner de relieve una triste humanidad) ​ mujeres jóvenes y niños. Los llamados "ojos de Tonitza", a la vez apuntados y expresivos, son un rasgo característico de sus retratos de niños.​ En contraste con su apreciación de estas piezas, Zambaccian y otros miembros del Grupul celor patru protestaron contra los paisajes de Balchik: Zambaccian señaló que los suyos eran "más como arabescos en tonos coloreados, [...] en una época en la que Şirato evolucionó hacia una pintura matizada de una bella representatividad en un espacio luminoso".

No hay comentarios:

Publicar un comentario